Como sanar el nervio ciático

Como sanar el nervio ciático
Puntúa este artículo

Cuando por algún motivo comienzas a sentir que algo anda mal en ti a nivel de salud buscas de inmediato como sanar el dolor o el malestar que te acongoja sin embargo es posible que por desconocimiento incurras en el error de optar por la solución incorrecta, por ello es importante indagar un poco  acerca del dolor que presentas y el origen del mismo.

Por medio de este artículo aprenderás lo más relevante e importante acerca de la ciática.

¿Qué es la ciática y por qué se da?

El término ciática se refiera al dolor que se propaga por la pierna  producto de la compresión o irritación del nervio ciático.

IMPORTANTE: Si ya no soportas el dolor de ciática, debes conocer la cura efectiva, en esta PÁGINA

Resulta oportuno conocer

¿Qué es el nervio ciático?

El nervio ciático es el más grande de todos los nervios que componen el cuerpo humano, comienza en la parte baja de la espalda y se extiende hasta el área posterior de las piernas.

Que hacer para sanar de la ciatica?
Como sanar el nervio ciatico

Se ubica debajo de algunos músculos como son el musculo piriforme y los isquiotibiales, forma parte de un conjunto de nervios encargados de repartir por todo el cuerpo sensaciones  como es en este caso el dolor.

Cuando el nervio ciático se comprime por alguna causa en particular se irrita o se inflama generando dolor, las principales de causas de ciática son:

1.-  Presencia de hernias discales lumbares.

2.-  Presencia de espolones en la columna vertebral.

3.- Degeneración discal producto del avance de la edad.

4.- La afectación del musculo piriforme debido a un espasmo muscular.

¿Cómo comienza el dolor del nervio ciático?

Cuando el nervio ciático se encuentra comprometido o afectado da inicio a una serie de síntomas que a medida que avance el tiempo y se hace caso omiso al llamado de atención que está generando el cuerpo puede llegar a tener graves consecuencias.

Una persona que  sufre de ciática comienza por sentir lo siguiente:

  • Dolor en una pierna que puede perdurar tras días sin tratamiento.
  • Dolor constante en el glúteo como un pinzamiento.
  • Sensación de ardor a lo largo de la pierna.
  • Entumecimiento de los dedos del pie con cierta dificultad para  levantarlo.
  • Dolor aun más fuerte cuando se está sentado, en los hombres el dolor se hace más fuerte cuando suelen sentarse sobre su billetera.

Por leve que sea el dolor que recién comienzas a sentir debes investigar que puede estar sucediendo y de esa manera atender lo antes posible aquello que causa malestar.

¿Qué hacer para sanar la ciática?

Existen diferentes métodos, tratamientos, terapias o medicamentos indicados en el tratamiento del dolor por nervio ciático.

Es muy importante recalcar que optar por el reposo inactivo como parte de la solución es un error que a menudo cometen algunas personas, al mantenerte inactivo permites que los músculos y la parte baja de la columna se deformen y se debiliten provocando una distensión muscular que puede generar aun más dolor.

Mantenerte siempre activo ayuda significativamente en el cuidado de la salud de los discos vertebrales.

Como parte de las terapias o tratamientos para sanar la ciática encontraras la práctica de una serie de ejercicios, estos son:

  • Ejercicios de estiramiento

Estos ejercicios permiten calmar el dolor rápidamente siempre y cuando se cumplan al pie de la letra cada una de las rutinas que indique tu fisioterapeuta:

1.- Comienza sentada (o) boca arriba, flexiona una pierna hasta llegar la rodilla lo más cercano al pecho que puedas, debes mantener la posición por un lapso de diez (10) segundos aproximadamente.

Descansa y repite este ejercicio ahora con la otra pierna.

2.- Acostada boca arriba flexiona lentamente una pierna y con ayuda de ambas manos flexiona con mucho cuidado acercando poco a poco la rodilla al tronco, mantén esta posición por diez (10) segundos, nuevamente descansa y repite con la pierna contraria.

3.- Acostada boca arriba con las manos extendidas al costado y  ambas piernas flexionadas comienza a levantarlas poco a poco hasta retirar del piso por lo menos  veinte (20) centímetros, es muy importante que mantengas esta posición por cinco (5) segundos, luego toma un breve descanso y repite de tres (3) a cuatro (4) veces.

Además de realizar ejercicios de estiramiento puedes practicar  algunos ejercicios dirigidos a fortalecer la parte baja de la espalda y con ellos mejoras su capacidad de soporte.

Compártelo en tus Redes Sociales favoritas!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!