Tratamiento para el síndrome piriforme

Tratamiento para el síndrome piriforme
4.8 (95%) 4 votes

El síndrome piriforme debe ser atendido en la brevedad posible ya que al pasar del tiempo los dolores aumentan de tal manera que la persona queda imposibilitada para cumplir con sus labores de índole personal, familiar o laboral.

Para muchas personas que acostumbran realizar ejercicios o a practicar algún deporte el sufrir de síndrome piriforme se convierte en una completa pesadilla ya que de alguna u otra manera esto afecta su rutina diaria o representa una señal de cambio en cuanto a su forma de llevar su vida deportiva.

IMPORTANTE: Si ya no soportas el dolor de ciática, debes conocer la cura efectiva, en esta PÁGINA

 

Tratamientos para el sindrome piramidal

Hoy en día existen diversos tratamientos que arrojan excelentes resultados en la mejoría de un paciente, mencionare alguno de ellos:

Inyecciones de analgésico y corticosteroide:

Las inyecciones de analgésicos y corticosteroides se colocan directamente sobre el musculo piriforme afectado, esta inyección debe ser colocada según prescripción médica y por un personal del área de enfermería o preparada para colocar este tipo de inyecciones.

Tratamientos para el sindrome piramidal
Tratamiento para el síndrome piriforme

Con la aplicación se persigue disminuir el dolor y mejorar las condiciones del paciente para emprender otra etapa de tratamiento de gran importancia como son las fisioterapias.

Inyecciones de Botox

Las inyecciones de Botox se colocan en pacientes que no consiguen ningún resultado con el uso de analgésicos y terapias.

El botox actúa como un debilitante del musculo que se encuentra contraído y se resiste a la relajación.

Cura para el síndrome piriforme  

Cuando recién comienza la aparición de los primeros síntomas es de gran importancia posponer la práctica de ejercicios, por un lapso de tiempo acorde la práctica de terapias encaminadas a tu recuperación.

Luego de paralizadas por completo las actividades físicas te recomiendo:

  • Colocar hielo en la zona afectada durante unos veinte (20) o treinta (30) minutos tres veces al día para desinflamar el nervio piriforme, usa una pequeña toalla como compresa con hielo.
  • Aplicar una crema o pomada de Diclofenac todas las noches antes de dormir, te ayudara a calmar el dolor y desinflamar el nervio.
  • Busca ayuda de un fisioterapeuta para realizar masajes en la zona afectada para relajar el nervio que ha sufrido el espasmo, recuerda que estos especialistas conocen cuales técnicas usar y como realizarlas en pro de tu bienestar.

Fisioterapia y ejercicios para el síndrome piriforme

Los ejercicios o terapias permitirán devolver al musculo piriforme su condición de salud inicial, libre de contracción o espasmos productos de la práctica excesiva de algún deporte, por contractura producto de un accidente vehicular, caídas, entre otros.

Con la aplicación de  ejercicios o terapias se busca masajear, estirar y fortalecer el  musculo afectado.

Los más recomendados son:

Masaje del glúteo y el musculo piriforme

Para realizar este masaje solo necesitas una pequeña pelota de goma o en su defecto una pelota de tenis.

Este masaje se realiza de la siguiente manera:

Para comenzar te acuestas en el piso, puedes usar una alfombra sobre la cual te puedas acostar y te sientas cómodo, flexiona las rodillas, debes colocar ambos pies totalmente plano y paralelos al resto de tu cuerpo.

Luego de estar en esta posición coloca debajo del glúteo donde sientes dolor la pelota de goma y comienza a mover las caderas de tal manera que la pelota también se mueva generando así  un masaje que relaje el musculo con espasmo.

Estiramiento del musculo piramidal

Para realizar el estiramiento del musculo piramidal puedes realizar los siguientes ejercicios:

  • Te colocas de pie frente a una camilla, flexiona la pierna derecha sobre la misma siempre procurando no girar el resto del cuerpo, es decir, la pierna izquierda debe quedar de frente a la camilla, lograda esta posición usa la mano y gira lentamente la rodilla hacia tu cuerpo, repite este ejercicio de tres (3) a cuatro (4) veces aproximadamente.
  • Nuevamente de pie con la pierna en flexión sobre la camilla toma con la mano la rodilla y levántala lentamente hasta llevarla al cuerpo, el pie debe mantenerse  firme sobre la superficie de la camilla.

Reposa y realiza una serie de tres (3) a cuatro (4) repeticiones.

  • Acostada (o) boca arriba sobre la camilla dobla solo la pierna izquierda, con una mano toma la rodilla y con la otra el pie, comienza a flexionar la rodilla hacia dentro del cuerpo, es decir hacia el lado contrario a la pierna doblada, también puedes flexionarla de frente hacia tu pecho.

Debes tener en cuenta que la nalga debe quedar siempre apoyada sobre la camilla, de lo contrario no estarás ejerciendo la presión en el musculo de la forma adecuada.

  • Acostada boca arriba también sobre la camilla, dobla la pierna izquierda y con ayuda de tus dos manos gira la pierna hacia afuera de tu cuerpo y luego hacia arriba, reposa y repite cuantas veces lo indique el fisioterapeuta.

Con estos ejercicios estiras el musculo que por alguna razón sufrió un espasmo muscular que ha limitado el ejercicio al cual estas acostumbrado.

  • Sentada(o) en una silla cruza la pierna del lado adolorido sobre la otra pierna, coloca una mano en la rodilla y la otra en el pie, estando en esa posición flexiona tu cuerpo hacia adelante hasta acercarla lo más que se pueda a la pierna cruzada.

Ejercicio para fortalecer el musculo piramidal

Para fortalecer este musculo realiza el siguiente ejercicio:

Acostado(a) boca abajo sobre una camilla coloca el lado adolorido casi al borde, cruza la pierna sobre la rodilla contraria sujetando el pie a ella.

Alcanzada la posición correcta eleva la pierna hasta colocarla horizontalmente, mantén la posición por un intervalo de tiempo de cinco (5) segundos aproximadamente, pasado este tiempo descansa.

Realiza cuatro series de diez (10) repeticiones cada una.

Tiempo de recuperación  del síndrome piramidal

Especialistas en la materia estiman que un paciente puede recuperarse en un lapso de tiempo  de dos (2) a seis (6) semanas aproximadamente, todo ello depende de la gravedad del caso.

Existen otros factores importantes y determinantes en cuanto al tiempo de recuperación, estos son:

  • La edad: Una persona joven o en pleno crecimiento se recupera con mayor facilidad ante una lesión a diferencia de una persona de avanzada edad para la cual el tiempo será más prolongado.
  • El estado de salud juega un papel importante en cuanto a tiempos de recuperación, es decir, una persona que nunca ha sufrido una lesión en el nervio piramidal se recuperara mucho más rápido que una que ya ha sufrido síndrome piriforme.

El tiempo de recuperación también depende de cuán rápido buscas ayuda de un especialista y de la aplicación o realización de los ejercicios adecuados, son muchas las personas que se auto medican logrando así calmar el dolor pero el problema sigue estando allí y al momento de realizar aquello que dio origen al espasmo (ejercicio, caminata, correr, etc.) volverá a aparecer e incluso la intensidad puede ser aun mayor que al principio.

La actitud que tengas ante un problema te ayudara significativamente, ser optimistas y persistentes en la realización de las actividades que te indique tu medico te ayudaran a pasar este episodio tan doloroso  e incomodo que no querrás repetir.

Recuerda que también puedes prevenir esta enfermedad realizando pequeños ejercicios de calentamiento previo a cualquier deporte o actividad física a la que estés acostumbrado para evitar una lesión muscular.

Compártelo en tus Redes Sociales favoritas!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!